No, ¡es NO!

No.

¡NO!

Te dije que no,

pero ¡no!…  ¿era sí?

Te dije que no,

pero el mundo se abrió a mis pies,

el cielo cayó sobre mí,

la lluvia de ácida ceniza quemó mis entrañas,

deshizo la herida que ya no dolía de tanto dolor,

consumió mi carne y mi piel chamuscada se difuminó.

 

¡No!

No, pero no escuchaste mi no,

no sentiste el dolor de mis huesos,

no escuchaste el dolor del amor que tuvimos.

¿Del amor que me tienes?

Del amor que te tuve y que estaba muriendo.

¡No!

Pero el no en tus ojos es cieno,

y en los míos,

en los míos amor… solo es miedo.

 

No es ¡no!, amor.

Si es que aún hay amor en mi cuerpo,

si es que aún hay amor en tus puños.

Y sé que no, amor, si lo hubo…

si lo hubo, amor,

hoy no lo hay y hoy no te quiero.

No.

¡No quiero la cárcel de oro de estos desprecios!

¡No quiero heridas y sueños truncados!

No quiero.

¡No, es no, amor!

Y no.

Ahora puedo decir que si hubo amor,

si es que hubo amor algún día,

hoy no.

Y no.

¡No! ¡Es no!

Y ahora sé que no…

No te quiero.

 

Categorías PoesíaEtiquetas , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close