El pequeño dictador

El pequeño dictador se crió haciendo su voluntad.

Y se levantó un día diciendo solo que ¡No!

Y del no, se fue al digo…

digo y quiero… solo yo.

 

¡Oh pequeño dictador!

¡Oh pequeño malcriado!

¡Eres todo desespero porque no me has controlado!

Y te ciega el despotismo,

y te ciega el punt de honor,

de un absurdo juego sucio

que te ha capturado hoy.

 

No puedes no, con el mundo.

No puedes no, controlar,

todo lo que estoy haciendo,

todo lo que hoy te digo,

porque a ti te duele niño

y a mi me ha dado la risa de saber que te enardece

y no me puedes vetar,

porque seguiré escribiendo

y mis amigos serán mis amigos de verdad,

sinceros, fieles y honestos

y con plena libertad,

porque conmigo estarán porque me quieren,

porque me aprecian y saben quien soy yo,

y no quedarán conmigo obligados por las normas,

coaccionados y obligados

por el niño malcriado dictador.

 

Categorías PoesíaEtiquetas , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close